nivelinicial

nivelprimario

nivelmedio

moodle

Historia

historia

¿Es posible mantener viva una llama en el tiempo…?

La Compañía de María llega a Mendoza - Argentina

 Corre el Siglo XVIII y España en manos de Carlos III busca su expansión en América a través de las márgenes del Río de la Plata. Coincide con este deseo de expansión, el primer grupo de fundaciones americanas de la orden de la “Compañía de María”, en Méjico, Bogotá y Argentina.

En Argentina, acaba de crearse el Virreinato del Río de la Plata y geográficamente, Mendoza, parte de esa región de Cuyo, era el paso obligado a través de Los Andes para llegar a Chile. Ello, sirvió para acrecentar su cultura; pero su nivel educativo no era relevante. Sólo contaba con una escuela pública para varones, fundada por los jesuitas; las mujeres no recibían ningún tipo de educación excepto la impartida en sus propios hogares.

Surge la necesidad de una institución que se ocupase de la educación de las mujeres en Cuyo.

 La historia se remonta mucho tiempo atrás, cuando la biografía de Juana de Lestonnac llegó a manos de otra Juana, la cordobesa Juana Josefa Torres y Salguero, viuda del general Bartolomé Ugalde quien sintiendo vocación religiosa, se instala en Mendoza y sintiéndose identificada, decide poner su fortuna y empeño en la concreción de esta orden en la provincia de Mendoza.     El Padre Martorel realiza las gestiones para que en España la corte de Carlos III autorice esta fundación y antes que la Real Cédula fuera emitida (1.760), la Sra. de Ugalde muere y deja sus bienes destinados a la creación de un monasterio de enseñanza femenina en dicha provincia.

         En 1.771 el obispo de Santiago de Chile, ante la imposibilidad de que religiosas de la orden fundaran el colegio necesario en Mendoza, dispone que la orden de las Clarisas estudiasen las pautas de la fundación y en enero de 1.780 tres religiosas de la orden de Santa Clara se encaminaron a la misión.

Esas tres Clarisas luego de atravesar a lomo de mula la cordillera de Los Andes, establecieron el 26 de febrero de 1.780 la orden y el colegio de la “Compañía de María”, en Mendoza.

 Para su ubicación recibieron el solar de la capilla de Santa Bárbara en la actual calle Córdoba (Nº 366) entre Salta y José F. Moreno. Recién en 1.803 se completó la edificación: el colegio contaba entonces con un internado y una escuela para externas donde recibían educación también las aborígenes y las mulatas. En el nuevo Instituto se enseñaba religión, rudimentos de lectura, escritura, aritmética, moral y urbanidad, canto y música y toda clase de labores. Un fuerte impulso de integración al medio y compromiso con la comunidad, marcó la trayectoria del Colegio, desde sus comienzos. El convento, el colegio y la escuela externa abrieron sus puertas para una sociedad en la que ningún sector quedó excluido: indígenas, negras, mulatas y esclavas, mujeres adultas, jóvenes de la “sociedad”, tuvieron lugar en la recién nacida institución. El pueblo llamó a este centro de la “Buena Enseñanza”.

 Además de ser un foco que irradiaba cultura al medio la institución fue un eslabón en la Historia de la Patria, ya que en la Campaña Libertadora del Gral. San Martín tomó parte no sólo con dinero sino confeccionando uniformes, donando mulas y bordando el estandarte que el glorioso ejército llevaría triunfante a Perú.

          El terremoto de 1.861 destruyó prácticamente toda la ciudad. El colegio quedó en ruinas….las sobrevivientes tuvieron que vivir en una quinta bajo unos árboles; de allí, pasaron a la finca del señor Videla donde tuvieron un techo para refugiarse hasta que la gente, que sentía afecto por el trabajo de estas religiosas y valoraba su sacrificio, les consiguió una casa en Guaymallén que había sido construida como Casa de Ejercicios: actual Capilla del Rosario. Allí la Institución siguió cumpliendo dentro de las posibilidades, su misión educativa y además fue un Hogar de Huérfanas debido a la afligente situación en que había quedado la población después del terremoto. En esta casa estuvo la “Compañía de María” hasta 1.867.

         El centro de la ciudad se desplazó desde la Plaza Pedro del Castillo hacia la que hoy llamamos Plaza Independencia. El colegio recibió a cambio de su terreno en calle Córdoba, la manzana que en la actualidad ocupa la Parroquia de San Nicolás pero el terreno no llenaba las necesidades de internado, colegio y comunidad, hubo que buscar otro lugar para su construcción. El padre Montagut había recibido como herencia una amplia parcela con viñas en la calle San Nicolás (actual calle principal de Mendoza: calle San Martín) y en ese sitio se comenzó a construir la “Compañía de María”. Desde 1.867 está ubicado entre las calles San Martín, Gutenberg y 9 de julio.

 El actual edificio fue construido entre 1954 y 1966. Ha ido incorporando mejoras hasta el presente, adaptándose a las necesidades y desafíos educativos del siglo XXI, siguiendo el mismo espíritu y con renovadas respuestas.

En 1990, se inicia progresivamente la incorporación del varón en la tarea específica de educar en la fe, la cultura y la vida.

En el 2011, con el mismo impulso de integración al medio, su compromiso y servicio con la educación y cultura mendocina, abre sus puertas el “Espacio Cultural de la Compañía de María”: capilla Dulce Nombre de María y teatro La Compañía.

Actualmente el Colegio funciona en dos turnos y ofrece la escolaridad completa para cada uno de sus alumnos, posee los niveles Inicial, Primario y Secundario; recogiendo toda la riqueza del carisma de Juana de Lestonnac y con su pedagogía propia, pone al servicio de la persona una formación integral; y aspira a ser respuesta al “Proyecto y Servicio del Reino,” comprometiéndose en la construcción de una sociedad mendocina más justa y más fraterna.

 

administracion

Sección Alumnos

Sección Docentes

cecma

exalumnos

pastoral

cae

instalaciones

schoolofenglish